28.6.12

La calle del gato que pesca, de Maria Elena Walsh


Els gats sempre fan entremaliadures, són molt juganers i independents. Però hi ha alguns que... vaja, vaja... amos del carrer i pescadors de barrets.

La calle del gato que pesca

Peligroso es
andar por la Ca,
la Calle del Ga,
del Gato que Pes,
que Pesca y después
se esconde y escá-
pa pa pa pa.

¿Lo ves o no lo ves
al Gato que Pes?
Allí, allí,
sentado en su ventaní.


A la gente que
pasa distraí,
el Gato bandí
con caña y anzué
les pesca el sombré,
sombrero y el mo-
ño ño ño ño.

El Gato francés,
con tanto sombré,
nadie sabe qué
qué hace después,
y el asunto es
es que se disfrá-
za za za za.

Pero el Gato un dí
salió disfrazá
con gorra de la
de la policí.
Disfrazado así
dio una caminá-
ta ta ta ta.

Así disfrazá
oyó la denún-
cia de un transeún
contra un Gato ma
porque le ha robá
robado el boné-
te te te te.

El Gato no pue
decirle: Soy yo.
Confundido, no
tiene más remé
que llevarse pre,
preso al calabó-
zo zo zo zo.

La il·lustració és de Marcela Calderon.

Nota: gràcies a Maite (que ens ha deixat una nota) hem conegut la cançó cantada per Rosa León. La fiquem:

Cap comentari: