14.9.09

Un colegio animal: poesia infantil



També els animals van a l'escola i tenen els seus embolics:

Un colegio animal
Un nuevo año escolar en la selva va a comenzar,
todos los animales preparados para ir a estudiar:
zapatos, mochilas y ropa nueva van a usar,
muchos trabajos y tareas tendrán que realizar.

El primer día el cocodrilo se quedó dormido.
Muy enojado está el león, pues todavía no ha comido.
Ya dieron mucha tarea, la cebra lo celebra
y muy concentrada en la pizarra está la culebra.

El oso polar no para nunca de jugar,
el profesor camarón lo acaba de expulsar.
Muy enojado está reclamando el calamar,
castigado por el recreo, en la sala se va a quedar.

El caballo de mar no para de saltar.
El recreo va a comenzar, ¡todos a jugar!
La foca de arquera quiere jugar a la pelota
y el profesor saturado ¡pobre!... está que explota.

La il·lustració és d'Adam Rex.

5 comentaris:

Anònim ha dit...

Muy bueno. Me identifico con el último verso (ja, ja, ja). Jordi Mulet

Anònim ha dit...

Hay que ver estos animalillos como se lo pasan de bien en el colegio. Bonito poema, Salvia. Felicitaciones, una vez mas, por el blog. Besotes desde el norte.
Txema :))

Sàlvia ha dit...

Comenzar la escuela con poesía me parece fantástico... Espero que nos leamos a lo largo de todo el curso.

Besadetes a los dos

M. Roser Algué Vendrells ha dit...

Si jo hagués d'anar a aquesta escola, que no és el cas, voldria ser una esquiroleta, per ser la més bonica de la classe...
Si yo tuviera que ir a esta escuela, que no se da el caso, quisiera ser una ardilla, para ser la mas linda de la clase...
Petons,
M. roser

Sàlvia ha dit...

Roser, jo una sargantana, menudeta, i em passejaria per sobre el vestit de la mestra.

Besadetes, xicona.