24.7.10

Hora canicular: crònica poètica d'un incendi



Malauradament, en aquestes dates d'estiu continuen els incendis, atemptats a la natura que després es revenja donant l'esquena als homes. Aturem els incendis, salvem la nostra casa, la Terra. Des d'aci ho fem amb els versos de Francisco Pérez Perdomo:

Hora canicular
(Francisco Pérez Perdomo)

El torbellino del verano
llegaba con redoblado ardor.
Aquella pobre aldea
se incendiaba bajo el sol estridente.
Medio día era por filo
y los cardos levantaban sus puntiagudas
plegarias a los cielos.
Un alma no pasaba.
No se movía una hoja en las ramas del árbol.
Aturdida, una lagartija asomaba su cabeza
por entre las rajaduras de la tierra.
Se desgarraban las cigarras.
La resolana gritaba duro por los techos.
Aullaba la sequía. .
En la distancia, atormentado
por la monotonía del paisaje
y el delirio susurrante de las moscas,
parado en medio de la hora canicular,
de fuego los ojos.
sólo un perro misterioso y sin tiempo,
negro, ladraba a aquel horizonte en llamas. 

La il·lustració és de Stefano Arici.

4 comentaris:

vokram ha dit...

¡Cómo me gusta esto!

aro ha dit...

gracias...

Sàlvia ha dit...

Emil, a mi también me gusta!!!
Besadetes

Sàlvia ha dit...

Stefano, me encantan tus ilustraciones. Además de un color particular y muy propio son originales y muy bellas. Gracias por compartirlas. Es un lujazo tenerlas en este blog acompañando un precioso poema.

Bacio