13.4.10

Sonet a la rosa, de la poeta colombiana Meira Delmar


 Soneto a la rosa

En las manos del alba vi la rosa.
Huía de sí misma perseguida

por su propia hermosura repetida

en pétalos y en rosa jubilosa.

Con un alto vaivén de mariposa
la rosa, ya en el aire, detenida
quedaba entre la luz, estremecida

de aromas y de fuga luminosa.

Inmóvil sobre el viento desvelado
en rosa de vitral se convertía
la rosa
del temblor atormentado.


El día la tocaba. Y era el día

en torno de la rosa, desalado
arroyo de insistente melodía.

La il·lustració és de Encarni Urbano Alonso

1 comentari:

Estrella del mar ha dit...

Si las rosas hablaran




Si las rosas hablaran,
preguntarían:
¿Por qué nos llaman así?
Si algunas llevamos color rojo,
como un amor pasional,
otras somos blancas,
cargadas de pureza e inocencia,
o amarillas, dando la bienvenida
a la amistad.
Cuando somos rosas rosas,
vamos bañadas
con dulzura y suavidad.
O anaranjadas como un coral,
expresamos deseos.
Y otras que significamos
belleza interior,
somos las rosas rojas oscuras.
Si las rosas hablaran,
en unísono cantarían,
con sus aromas únicos,
que son su esencia
más allá del color.


STELLA MARIS T