3.8.11

Gabriela, la poeta viajera: llibre de poesia infantil


Gabriela, la poeta viajera, de l'editorial Amanuta, és un llibre que ens apropa d'una manera subtil i realista, amb unes il·lustracions fantàstiques d'Isabel Hojas, a la vida d'aquesta excel·lent poeta xilena, tot de la mà d'Alejandra Toro.

El llibre ens narra la vida de Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga, que coneixem amb els pseudònim de Gabriela Mistral. Des de menudeta era una xiqueta a la que li encisava llegir i escriure. De major es fa mestra i contagia als seus alumnes aquests gustos. Poeta, molt viatgera, reb en 1945 el Premi Nobel de Literatura. Els seus poemes són molt coneguts per xiquets i grans. Així, ara tenim l'oportunitat d'ajudar als xiquets i xiquetes a apropar-se a la vida i obra de Gabriela Mistral. Un molt bon llibre.

Todas íbamos a ser reinas

Todas íbamos a ser reinas,
de cuatro reinos sobre el mar:
Rosalía con Efigenia
y Lucila con Soledad.

En el valle de Elqui, ceñido
de cien montañas o de más,
que como ofrendas o tributos
arden en rojo y azafrán.

Lo decíamos embriagadas,
y lo tuvimos por verdad,
que seríamos todas reinas
y llegaríamos al mar.

Con las trenzas de los siete años,
y batas claras de percal,
persiguiendo tordos huidos
en la sombra del higueral.

De los cuatro reinos, decíamos,
indudables como el Korán,
que por grandes y por cabales
alcanzarían hasta el mar.

Cuatro esposos desposarían,
por el tiempo de desposar,
y eran reyes y cantadores
como David, rey de Judá.

Y de ser grandes nuestros reinos,
ellos tendrían, sin faltar,
mares verdes, mares de algas,
y el ave loca del faisán.

Y de tener todos los frutos,
árbol de leche, árbol del pan,
el guayacán no cortaríamos
ni morderíamos metal.

Todas íbamos a ser reinas,
y de verídico reinar;
pero ninguna ha sido reina
ni en Arauco ni en Copán...

Rosalía besó marino
ya desposado con el mar,
y al besador, en las Guaitecas,
se lo comió la tempestad.


Soledad crió siete hermanos
y su sangre dejó en su pan,
y sus ojos quedaron negros
de no haber visto nunca el mar.

En las viñas de Montegrande,
con su puro seno candeal,
mece los hijos de otras reinas
y los suyos nunca-jamás.

Efigenia cruzó extranjero
en las rutas, y sin hablar,
le siguió, sin saberle nombre,
porque el hombre parece el mar.

Y Lucila, que hablaba a río,
a montaña y cañaveral,
en las lunas de la locura
recibió reino de verdad.

En las nubes contó diez hijos
y en los salares su reinar,
en los ríos ha visto esposos
y su manto en la tempestad.

Pero en el valle de Elqui, donde
son cien montañas o son más,
cantan las otras que vinieron
y las que vienen cantarán:

-"En la tierra seremos reinas,
y de verídico reinar,
y siendo grandes nuestros reinos,
llegaremos todas al mar."


2 comentaris:

Leonardo B. ha dit...

[a poesia, esse grande ponto cardeal do coração]

um abraço,

Leonardo B.

Anònim ha dit...

Gracias por vuestro blog! Está bien echar una ojeada por todo lo que se cuece en poesía infantil y juvenil... A mí me gustó mucho un libro que regalé a mi sobrino: Pequeño, discreto, amable, sincero, sencillo, alegre... y creo que sus poesías están pensadas de verdad para los niños... Aquí tenéis un enlace en el que podéis leer algunas de sus poesías:
www.principezeta.com