31.5.15

Adiós, me despido con poesía


La tecnología carece de autoestima:
hierve con las preguntas,
le inquietan las señales
un par de ventanas más al norte.
 
Igual tu nombre, que borra las vocales
y no impide el divorcio de nuestras maletas.
Una estación, aperitivo, cinco días.
 
Con las muñecas rotas
te estoy diciendo adiós. 

1 comentari:

Marta Máster ha dit...

Hola. es un poema muy sentido... es verdad que la tecnología es siempre 'fría'. Seguimos en contacto